Espacios Otaku en Medellín – Parte I (Por Aura-Kun)

Publicado: abril 9, 2014 en Anime
Etiquetas:,

Mukashi, Mukashi … cuando no había Internet banda ancha, ni Animax, ni Cosplays, ni Integraciones: ¿Cuáles eran los espacios para los Otakus en Medellín?

Bien, ésta historia comienza a finales de los 90s. Como la mayoría de otakus de esa época yo me sentía como un bicho raro o como un ser tremendamente especial por ser una aficionada al anime-manga. Sí, conocí gente que medio compartía mi afición, pero por lo general eran seguidores de cualquier animación o caricatura, no estaban tan focalizados como yo en la caricatura japonesa.

Era de comprenderse, pues el medio nos involucraba y nos comprometía con los comics y las animaciones norteamericanas y europeas. Recordemos que nuestros canales nacionales, así como los internacionales (Panamericana, América, Tv Azteca y Canal 5), nos metían a todos dentro de un mismo saco; así la programación revolvía Disney, Nubeluz, Asterix, Warner, Hanna-Barbera con Súper Campeones y Caballeros del Zodiaco.

Sin embargo, a través de los años el anime se convirtió en el estilo de animación con más crecimiento, ganando participación en las franjas infantiles y desplazando otros estilos. De esta forma establecimientos de comercio como la Librería Nacional, el Hueco y La Baticueva vieron en el anime-manga una oportunidad de negocio y fue así como llegaron las revistas Dokan y Minami, los mangas de DNA2, Sailor Moon y 3×3 Ojos.

Revistas Anime

A falta de Internet, estas eran las únicas fuentes que se conseguían para conocer de lo nuevo en anime, manga y saber algo de la cultura nipona

Éstos fueron los primeros lugares de encuentro de la comunidad otaku de Medellín donde la casual reunión no tenía otro objetivo que la adquisición de material (y bueno, una que otra jugadita en la consola si quien estaba a cargo en la Baticueva estaba de buen humor). Las tiendas sólo utilizaban estrategias de precios bajos y descuentos para atraer clientes cuando las cosas iban regular.

Mientras tanto en las universidades y colegios, los otakus se iban descubriendo. Deliberadamente utilizo la palabra “DESCUBRIENDO” porque en esa época no proliferaban las camisetas con estampados anime-manga, ni la gente andaba de cosplay por la calle en un día cualquiera como se puede ver actualmente. Así, cuando uno menos pensaba resultaba que a un compañero de estudio también le gustaba aquellos mal llamados “Muñecos Chinos” y tenía películas que uno no tenía, así surgen los segundos lugares de encuentro: los lugares de intercambio de material. Ese era su objetivo y aunque éstos tenían lugar en distintas partes de la ciudad, los colegios y universidades eran los sitios donde mayormente tenía lugar este intercambio.

Anime 90s

Los “Muñequitos Chinos esos” de los años 90

En la Universidad de Antioquia un grupo de muchachos apasionados con el estilo de animación japonesa iniciaron una serie de presentaciones de títulos de anime y se llamaron a sí mismos UdeAnime (todavía estoy en los años 90’s). Poco tiempo después, y sin saber lo que ocurría en la Universidad de Antioquia, otro grupo de universitarios iniciaron presentaciones en la Universidad EAFIT y Juan David Bedoya los autodenominó Kenshin Gumi. Estas presentaciones consistían en pedir prestado un salón equipado con un TV y un VHS (si no sabes qué es VHS consulta aquí) para presentar una película o capítulos de series disponibles sólo en video (en sus inicios fueron pocas las series de TV que se presentaron). Las presentaciones en las universidades constituyen el tercer espacio para los otakus.

La cinta de VHS, gracias a la cual  pudimos disfrutar de innumerables series y películas. Podríamos decir que era el equivalente al CD o DVD actuales

La cinta de VHS, gracias a la cual pudimos disfrutar de innumerables
series y películas. Podríamos decir que era el equivalente al CD o DVD actuales

Y tarde o temprano terminaban así ...

Y tarde o temprano terminaban así …

La cosa aquí era mucho menos casual que en la tienda o en el intercambio pues las personas se programaban para ir a un salón a una hora en un día específico todas las semanas y los grupos anunciaban el evento por medio de cartelitos fotocopiados y posteriormente instalados en las carteleras del propio campus. Por otro lado, esta actividad es la primera que puede considerarse como EVENTO DE LA ESCENA OTAKU pues invitaba a los interesados en la animación japonesa a ampliar su conocimiento en la misma y a compartir su afición con otros; también incitaba a los incautos (los que iban porque alguien los llevaba o porque no tenían nada más qué hacer a esa hora) a enamorarse de ella.

A partir de aquí los grupos otakus tienen mucha responsabilidad en lo sucedido.

¿Responsabilidad? Dios mío!! ¿De qué está hablando? ¿Qué fue lo que paso, pues?… espera la siguiente entrega!!

comentarios
  1. DigiBlast dice:

    Se fue de copia pal archivo historico de la corporación… con tu permiso Aura-kun, está super interesante! Va con tus totales creditos obviamente!

  2. Berserk dice:

    Primero, felicitaciones por este impulso de contar parte de la historia del “mundillo” en la ciudad. Algo asi queria hacer en una especie de foro en algun auditorio con preguntas e intervencion del publico asistente, pero se quedo en querer solamente.

    Algo interesante de los cambios, era que los pocos que tenian material seguian la premisa de los fansub de no vender, asi que para poder conseguir alguna pelicula, OVA o capitulos de alguna serie se tenia que tener algo parecido y que el otro no tuviera en su coleccion para poder realizar el cambio. Otro punto interesante es el hecho que se tenia que tener dos VHS para poder hacer la copia respectiva.

    La otra era pedir a bogota el material, en el ual el proceso era el siguiente:
    Primero reunir la plata, yo lo hacia con 3 o 4 amigos y nos rotabamos los tacos (VHS)
    Decidir que se va a pedir, con tan poco informacion era un tiro al aire tratar de encontrar algo bueno.
    Otro dilema era pedir cosas que en su mayoria estaban con subtitulos en ingles o con doblaje españolete (español españa) y muchos casos era solo con el audio en japones y punto.

    Se tenia que consignar a determinada cuenta, luego mandar por fax el recibo de la consignacion y por ultimo hacer una llamada a Bogota para confirmar q recibieron el fax…. luego esperar de una a dos semanas a q llegara el taco.

    Antes si se sufria para conseguir cualquier cosa, tal vez esto daba como resultado que fuera mas especial y q las joyas encontradas las trataramos como series de culto.

    psd: me acuerdo q llegue a ir a por lo menos 5 proyecciones de **X The Movie** y varias de estas hasta con subtitulos diferentes

    psd2: q comentario mas largo….

    psd3: la ultima psd

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s